El término ecoturismo no es nuevo, sin embargo todavía hay confusión entre turismo de naturaleza, agroturismo o turismo de aventura.El ecoturismo es mucho más que ir a pasear por el campo o un día de picnic en una pradera. Es una  manera de ver las cosas que pieza a coger mayor protagonismo conforme avanza la concienciación social con respecto a la protección del medioambiente.

La Unión Mundial para la conservación de la Naturaleza define al ecoturismo como “aquella modalidad turística ambientalmente responsable consistente en viajar o visitar áreas naturales con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales, así como cualquier manifestación cultural que puedan encontrarse ahí, a través de un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y beneficioso a nivel socioeconómico para las poblaciones locales“.

¿Y que pretende Atonpa? Una asociación de pequeños empresarios (familias con ganas de vivir y trabajar en el Pirineo que cree firmemente en la naturaleza como un regalo que nos da la Tierra que hay que cuidar y respetar), que tenía claro que había de aportar algo, dejar su granito de arena en el territorio.

Cada uno de los miembros, con sus proyectos particulares o empresariales, han plicando esta filosofía en sus vidas: el proyecto sobre Turismo Ciéntífico de PiriNature; la ruta Ornitológica de Casa Gerbe; la concienciación ambiental y amena de Senderos Ordesa, la observación de aves en Hotel La Casa del Rio,   la vida de pastor en Casa Marquet; la casa rural ecológica de O Chardinet d’a Formiga Pablo del IPE (Instituto Pirenaico de Ecología en Jaca) y su gran afán, tenacidad y perseverancia por continuar investigando,